Cómo interpretar los montes de la mano 2ª parte

montesUna de las características más importantes a tener en cuenta para leer la mano junto con las líneas son los montes de las manos. Estas protuberancias de las palmas dan información sobre el carácter de cada uno. Cada monte representa una reserva de energía. Por su forma y construcción advierte de los puntos fuertes y débiles de una persona. La palma de la mano es como un paisaje donde cada monte representa un aspecto del carácter. En una entrada anterior ya analicé alguno de estos montes. Hoy os dejo el resumen de lo que significan el resto de montes. Clicando en los enlaces que encontrarás a continuación podrás saber cómo se leen las manos teniendo en cuenta la forma de los dedos y las características de las manos. También aprenderás a interpretar las líneas más importantes.

Los montes de la mano reciben el nombre de planetas del sistema solar dependiendo de las características que en ellos se puedan leer.  Su nombre se asocia con la influencia de cada planeta sobre el carácter humano. Los montes evolucionan a lo largo de la vida igual que evoluciona y se reorienta el carácter de cada uno con la edad. Por ello puedes ver que durante toda la vida los montes se equilibran, aumentan o disminuyen de tamaño, etc.

Cómo leer los montes de la mano

Si quieres leer correctamente los montes de la mano póntela a la altura de los ojos e imagina un paisaje de colinas. Cada colina representa a uno de los montes. Fíjate en la que sobresale más, ese será el monte dominante y te hablará del rasgo predominante en el carácter del propietario de la mano. El monte menos prominente te hablará de lo que carece la personalidad del dueño de la mano.

Un monte puede ser prominente, normal o estar hundido. Cada una de estas características revela una incidencia distinta del monte en el carácter de la persona. Si es muy prominente, la influencia del planeta del que recibe el nombre será muy marcada en la persona. Las cualidades que otorgue ese planeta aumentan considerablemente por lo que pueden convertirse en vicios.  Los montes son prominentes cuando son fáciles de pellizcar. Cuando es normal la influencia astral será favorable y más o menos armónica. Por el contrario, cuando el monte aparece hundido o deprimido habla de facetas negativas.

Monte de Saturnomontes

Esta protuberancia de la mano se encuentra en la base del dedo del medio, también llamado el dedo corazón. Es el monte que habla de la templanza y serenidad de las personas. De si son o no tímidas, prudentes o tienden a la depresión. Se relaciona con su responsabilidad hacia los compromisos, con su sabiduría y con el grado de fatalidad con el que asumen los fracasos. Representa la energía del bazo. El destino de las personas acaba en este monte y es por ello que la línea próxima a esta se le denomina la Línea del Destino. Puedes saber por este monte si una persona tiende a la tristeza hasta llegar a la depresión. Es importante determinar esa tristeza porque puede conducir a tendencias suicidas.

Los montes de Saturno llanos hablan de una persona tranquila, que tendrá una buena vida y éxito, siempre que se haya esforzado. Capaz de adaptarse ante los cambios y actuar ante las dificultades con habilidad y firmeza, es una persona lista y equilibrada. Cuando este monte está hundido se relaciona con personas de vida simple y rutinaria pero que no estará exenta de dificultades. Son personas grises y superficiales.

En caso de que el Monte de Saturno sea prominente hablará de una persona introvertida y desapegada de objetos y personas. Son muy disciplinadas pero orgullosas y testarudas. Pueden llegar a ser muy pesimistas y sentirse amargados por lo que pueden tender a la depresión.

Monte del Sol o de Apolo

El monte de Apolo o monte del Sol está situado en la base del dedo anular y en él se puede leer la suerte de una persona en su vida y sus ideales. Indica también lo sensible que es a todo lo artístico. Si tiene talento, sentido estético y es creativo. Suelen ser personas atraídas por la belleza pero no superficiales. Son sentimentales y muy decididos.

Un monte de Apolo llano habla de una persona muy alegre, activa y aventurera. Son buenos negociantes por lo que el comercio y la industria serán sus campos de acción. Atraen el éxito y la suerte siempre que se marquen un objetivo y lo sigan sin recurrir a trampas.

montesPor el contrario, los que tienen este monte hundido solo alcanzan el éxito de forma poco honrada. Son personas de moral relajada, egoístas e injustas. Tienden a la envidia y suelen tener malas intenciones. Todas estas características vendrán matizadas por las líneas y los otros montes de la mano.

Cuando el monte del Sol es muy prominente es porque a la persona que lo tiene le gusta el lujo en exceso y el derroche. Son extravagantes, vanidosas y bastante engreídas. Como actúan guiadas por sus instintos tienden a ser contradictorias.

Monte de Mercurio

Esta protuberancia se halla en la palma de la mano, debajo de la base del dedo meñique. Es un indicador del éxito empresarial, la astucia, la agudeza verbal y la adaptabilidad. Cuando está bien definido, es decir es llano, el monte de Mercurio indica que el poseedor tiene muchos intereses, es flexible y buen comunicador. Tiene un sentido de la empatía muy desarrollado por lo que triunfará en cualquier campo relacionado con los recursos humanos.

Cuando este monte está hundido habla de una persona tímida con problemas para comunicarse y con poca destreza en los negocios. Aun así son personas generosas y amables. Si es un monte prominente indica que el poseedor es extrovertida, habladora hasta aburrir y poco sincera. Suelen ser personas codiciosas muy preocupadas por los bienes materiales.

Monte de la Luna

Puedes encontrar el monte de la Luna al inicio de la mano, al lado contrario del pulgar. Representa la energía del cerebro y habla de la sensibilidad, la imaginación la intuición y el subconsciente. Hace referencia a las dotes artísticas y el talento creativo. También rige los desplazamientos y los obstáculos que pueden aparecer en ellos.

Cuando el monte de la Luna es llano representa a una persona con poca imaginación pero muy dotado para las artes y las ciencias. Son personas melancólicas y sensibles a las que les encanta el contacto con la naturaleza. Su peor defecto es la inconstancia.

Si el monte está hundido hace referencia a una persona brillante con una imaginación desbordada, irritable y muy desconfiada. Suelen ser morbosos sexualmente y de ideas fijas que pueden llegar al fanatismo. Cuando esta protuberancia es prominente hace referencia a una persona caprichosa, excéntrica y en extremo sensible. Pasan con facilidad de la alegría a la tristeza, son glotones y proclives a la irracionalidad y la superstición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *