El Tarot de Marsella

Tarot de MarsellaEs posible que ya conozcas la baraja que hoy analizaré. Y es que el Tarot de Marsella es la baraja más popular y la más utilizada en el mundo. Debido sobre todo a que es fácil conectar espiritualmente con estas cartas. Y, porque al ser la más utilizada, es muy fácil encontrar algún manual o alguna persona que pueda ayudarte en caso de no conocerla. Que sea la baraja más popular de todas no significa que sea la mejor o que es la que hay que usar.

No existen unas cartas mejores que otras, lo que las distingue y hace que se escoja una determinada baraja para echar el tarot es la conexión que se crea entre el tarotista y la baraja. La mejor baraja de tarot para ti es la que te haga sentir más cómodo y conecte con tu forma de ser.  Dependiendo de las necesidades del momento o de cómo te sientas puede que uses diferentes barajas y eso está bien porque cuanto más a gusto te sientas con una baraja, más precisas serán sus respuestas.

El Tarot de Marsella ofrece la posibilidad de ver, mediante arquetipos, los acontecimientos que van a ocurrir y la información que necesitas para afrontarlos fácilmente. Esta baraja, al igual que cualquier baraja de tarot, usa un lenguaje simbólico por lo que es importante conocer bien todos los detalles de cada carta. La ley de la sincronicidad, las analogías, correspondencias y asociaciones de ideas están contenidas en la estructura con la que está creado el juego. Sólo hay que analizarlos y comprenderlos para aprovechar todo lo que esta baraja te ofrece.

Aunque el tarot de Marsella es una baraja relativamente moderna, el estilo de sus imágenes es intencionadamente medieval porque recoge tradiciones anteriores a su creación. Muchos de sus dibujos y detalles son muy similares a los de las vidrieras de las catedrales. Esto se debe a que estas cartas están muy influenciadas por la religión cristiana. Pero no sólo por la cristiana. Según Philippe Camoin, y Alejandro Jodorowsky, los sabios de cada religión preservaron los secretos sagrados de la humanidad en estas cartas. De manera que esos conocimientos queden preservados para siempre.

tarot de Marsella

La verdad es que las cartas del tarot de Marsella tienen símbolos de las religiones judía, musulmana y cristiana. Además de claves espirituales que son de comprensión universal. Así, Jodorowsky señala símbolos claramente cristianos como la carta de El Papa, La Papisa o El Juicio. Pero también, referencias a la Cábala judía. Por ejemplo los 10 botones de El Colgado simbolizan las 10 sefirot del Árbol de la Vida. Y referencias a la tradición iniciática musulmana que puede encontrarse en el círculo de 9 puntos del As de Copas).Ya que el número 9 es sagrado en esta tradición. De esta manera, los conocimientos místicos se han mantenido ocultos a plena luz.

Otro ejemplo de que El Tarot de Marsella es un compendio de conocimientos espirituales puede encontrarlo en otras cartas. Por ejemplo, las 4 virtudes del Alma aparecen en la carta de La Justicia, en la de La Templanza, entre otras. La unión con el espíritu, el Anima Mundi, está representada en la carta de El Mundo y contrasta con la carta de El Diablo. Dos poderes espirituales opuestos.

Un poco de historia

El nombre de Tarot de Marsella fue acuñado por Paul Marteau en los años 30 del siglo pasado. Paul Marteau era un cartomante que empezó a usar una serie de diseños que se habían realizado en Marsella en siglos anteriores. Estos diseños se habrían elaborado a mano en el siglo XVIII a partir de otros recogidos en barajas del siglo XVII. Fue en ese momento cuando aparecieron en Occidente los tarots más antiguos que se conocen. Entre ellos los tarots italianos Visconti Sforza y Venezia y los franceses de Carlos V, Noblet y Vieville.

Pese a lo dicho hasta ahora, muchos autores consideran que el tarot de Marsella es mucho más antiguo que ninguno de los que he nombrado. Según estos estudiosos, el origen del Tarot de Marsella hay que buscarlo en las culturas antiguas. En el Antiguo Egipto, Persia, India…. De todo ello no se tiene conocimiento directo. No ha llegado hasta nosotros muestra alguna de un juego más antiguo. Se han conservado solo sus imágenes en forma de obras de arte o pinturas. Por esta razón hay que rastrear las fuentes históricas y referencias indirectas de la Edad Media para conocer el verdadero origen del Tarot de Marsella. Si no se conservan evidencias de la existencia de este tarot antes del siglo XVII es porque Francia ordenó en el año 1.700 destruir los moldes de fabricación y todos los juegos antiguos de cartas por considerarlos sacrílegos.

Sea como sea lo único que se sabe con certeza es que la baraja tal como la conocemos ahora, con sus dibujos de origen medieval, proviene de unos diseños que se produjeron de forma industrial por xilografía (estampación a partir de moldes de madera) en el siglo XIX en la ciudad de Marsella.

Características del Tarot de Marsella

La baraja del Tarot de Marsella se compone de 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores. Casi todas las barajas del tarot van a mantener esta estructura pues es muy útil y ayuda a comprender mejor el simbolismo del tarot. Los Arcanos Mayores son las 22 cartas principales de la baraja. En ellas aparecen representadas figuras alegóricas rodeadas de imágenes simbólicas.

tarot de Marsella

Se pueden interpretar independientemente o junto a las otras 56. Los Arcanos Mayores se dividen en tres categorías: las cartas del conocimiento, de la acción y de la emoción. Su interpretación no es individual sino que se necesita de las otras cartas que salgan en la tirada para leerlas correctamente y su significado positivo o negativo variará en función de la posición. De estas 22 cartas, 21 tienen nombre y número. Sólo una aparece sin  número, El Loco.

Arcanos Menores

Los Arcanos Menores constituyen la mayor parte de la baraja y constan de 56 naipes, de los que 52 se corresponden con los de una baraja normal de cartas de juego. Las cuatro cartas extra son los cuatro pajes, llamados a veces sotas o princesas. Todas ellas se dividen en cuatro palos, llamados también colores. Son los bastos, las espadas, las copas y los oros.

De las 56 cartas, 16 contienen figuras humanas y 40 sólo objetos. Las cartas con figuras humanas reciben el nombre de Honores o Cartas de Corte y representan pajes o sotas, caballeros, reinas y reyes. Las que no tienen figuras humanas están numeradas del 1 al 10 y representan situaciones o acontecimientos.

Los palos de los Arcanos Menores son símbolo de cada uno de los cuatro elementos: fuego, aire, agua o tierra. También representan un aspecto de la vida cotidiana de las personas. Además, cada uno de ellos se corresponde con tres de los doce signos del Zodiaco y con una de las una de las cuatro letras del Tetragrammaton. El Tetragrammaton es el nombre divino y se compone de cuatro letras hebreas: Yod, Heh, Vau y Heh, o Yahweh.

Aparte de sus otras atribuciones, a cada naipe de la baraja del Tarot se le asigna un valor numérico simple. Estos números no tienen ninguna otra relación con los varios números que se asignarán posteriormente a las diversas partes de la baraja, sino que sólo se utilizan para contar las cartas en las extensiones complicadas. En el Tarot se utiliza la palabra «extensión» para designar los diversos modos de extender las cartas sobre la mesa con el fin de ser leídas.

Diferencias entre el Tarot de Marsella y el resto de tarots

El tarot de Marsella es la única baraja de tarot con imágenes de carácter medieval inspiradas en los vitrales de las grandes catedrales de la Baja Edad Media. Aparecen en ellas escenas y personajes típicos del medievo pese a que la baraja se creara en el siglo XIX. Sus arcanos mayores muestran escenas y personajes arquetípicos, mientras que los arcanos menores se dividen en los cuatro palos ya mencionados.

Cualquiera de las versiones del Tarot de Marsella existentes posee estas características, lo único que varía es el color de las cartas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *