Tarot Egipcio. Una baraja con historia

tarot egipcioDentro del mundo del Tarot, una de las barajas más conocidas es la del Tarot Egipcio porque, aunque se parece en su uso a las barajas clásicas como la del Tarot de Marsella tiene un origen y una historia muy particular. Muchos estudiosos consideran que se trata de una baraja sagrada que esconde la clave de todas las potencias y dogmas esotéricos. Además de que es una baraja muy precisa en sus respuestas.  Sus inicios se datan alrededor del año 1871 cuando el tarot Egipcio formaba parte de un libro en el que se contaba la historia del antiguo Egipto. El mencionado libro, según los expertos, derivaría del libro de Thot, libro sagrado egipcio escrito en láminas de oro que recogería las palabras del dios Thot, dios de la sabiduría, los conjuros y los hechizos mágicos. Estarían escritas en símbolos y harían referencia a enseñanzas de alto contenido ético, moral y esotérico. El Libro de Thot, además, se usaba en el Antiguo Egipto para prever el futuro y para medir el tiempo.

Los egipcios consideraban que la sabiduría universal no podía conservarse por medio de la escritura. Hacía falta un lenguaje más global, simbólico. De esta manera con pocas imágenes se podían expresar ideas abstractas, universales y globales. Por ese motivo escogieron el lenguaje de símbolos para escribir el libro de Thot que daría lugar a la baraja del Tarot Egipcio. Así en el libro de Thot aparecerían representadas 78 láminas con figuras simbólicas que sintetizan todo el conocimiento del mundo antiguo. Esas láminas se corresponden con los 78 arcanos del Tarot Egipcio.

Por eso, a través del tarot egipcio puede explicarse cualquier situación y pensamiento humano. Este tarot es un patrón interpretativo de la realidad en todos sus niveles desde el universo de la materia y del devenir del mundo, hasta el universo del Espíritu y los mundos sutiles intermedios.

Composición del Tarot Egipcio

El dios Thot tenía el don de ver el futuro por lo que los faraones y los altos sacerdotes lo consultaban a menudo. Estas consultas permitían a los faraones saber más acerca del porvenir lo que les dio ventaja frente a otras culturas. Según la leyenda, el primer tarot egipcio tenía 108 tablas talladas en oro, que representaban las figuras de los Arcanos Mayores y los Arcanos Menores.

En la actualidad, el Tarot Egipcio está conformado por 78 imágenes que al ser arquetípicas y combinarse permiten descubrir patrones de comportamiento, acciones y actitudes propias que a veces son inconscientes. Como en los tarots tradicionales las 22 primeras cartas corresponden a los Arcanos Mayores y el resto a los Arcanos Menores. Para interpretar estas cartas hay que comprenderlas, sentirlas y conectar con su energía.

tarot egipcio

Con un conocimiento básico de la mitología del Antiguo Egipcio se pueden reconocer fácilmente las imágenes de cada uno de los arcanos. Cada una de las cartas refleja, a través de sus dibujos, una imagen de la antigua civilización egipcia. La parte superior corresponde a un dios. La inferior tiene un símbolo que ayuda a completar el sentido y la interpretación de cada carta.

Las cartas de la 2 a la 7 están vinculadas a los 7 días de la creación del mundo. De la 9 a la 12 representan los 4 puntos cardinales. Las cartas de la 13 a la 21 simbolizan aspectos de la vida humana cotidiana. Y finamente, hay 56 cartas más que están numeradas del 22 al 77 en las que aparecen reyes, reinas, caballeros, criados y números.

El tarot egipcio y el mito de Osiris

Muchos tarotistas consideran que los Arcanos Mayores del tarot egipcio explican el mito egipcio de la Resurrección de Osiris. Igual que en los arcanos de los tarots clásicos explican el Viaje del Loco como metáfora del viaje del hombre por la vida. Osiris era el dios de la resurrección, símbolo de la fertilidad y regeneración del Nilo. Además, presidía el tribunal del juicio de los difuntos. Según la leyenda, Osiris, rey de los dioses y que estaba casado con Isis, es asesinado por su hermano Seth que lo descuartizó y tiró sus pedazos al Nilo. Su esposa, Isis, ayudada por su hermana Neftis vagó por el Alto y Bajo Egipto recogiendo los pedazos. Cuando los unió, de forma mágica, Osiris volvió a la vida y juntos engendraron a Horus el dios de la estabilidad y el equilibrio.

Basándose en este mito, los Arcanos Mayores del tarot egipcio pueden dividirse en dos grupos. El primero estaría formado por los arcanos del 0 al 8 y en ellos aparecen representados los principales dioses del panteón egipcio. El segundo grupo formado por los arcanos del 9 al 21, cuentan la historia de la muerte y resurrección de Osiris. Así el dios Amón, creador del mundo, estaría representado en el Arcano número 0 correspondiente a El Loco en las barajas tradicionales. El dios Thot se correspondería con El Mago. La Suma Sacerdotisa es Isis, hermana y esposa de Osiris. La Emperatriz es Hathor madre o consorte de Horus y de Ra, por lo tanto, madre también de los faraones.  El Emperador sería Amón-Ra dios del sol y su sucesor, Osiris, sería El Sumo Sacerdote. Los padres y abuelos de los dioses aparecen en Los Enamorados.

tarot egipcioCorrespondencias entre los Arcanos Mayores del Tarot Egipcio y el tarot tradicional

Horus, hijo de Osiris e Isis, dios de la realeza, de la guerra y de la caza se correspondería con El Carro Cuando el poder de Ra mengua, la diosa Sekhmet que se corresponde con La Fuerza y diosa de la guerra, trata de devolver a su gobierno a los súbditos inconstantes. El Ermitaño presenta a Osiris en su viaje hacia Oriente. Allí difunde el conocimiento de la civilización egipcia entre los pueblos salvajes. En la Rueda de la Fortuna, el dios creador Jnumn se alza ante la siempre móvil rueda del destino. El reinado de Osiris e Isis representó un tiempo de equidad e igualdad para todos (La Justicia).

Con el tiempo, Osiris retorna a Egipto, pero comprende que debe renunciar a su posición (bajo la forma de un autosacrificio) antes de poder progresar espiritualmente (El Colgado). Para ello, permite que su cuerpo quede encerrado en un féretro (La Muerte). Isis y su hermana Neftis (La Templanza) buscan el cuerpo de Osiris. El Dios Seth (El Diablo), ayudado por Apofis, encarnación del caos y de la insurrección armada asume el dominio de Egipto, esclaviza a su población y encadena a la Humanidad. Isis y Neftis encuentran el féretro de Osiris, pero Seth se apodera del nuevo cadáver y lo hace pedazos. Sus grandes obras son destruidas, sus templos quedan arruinados y su encarnación terrenal es destrozada (La Torre).

Isis (La Estrella) reanuda su búsqueda, esta vez con la ayuda de Thot bajo la apariencia de un ibis. Por segunda vez compone el cuerpo de Osiris y conciben mágicamente a Horus. Este dios nace con perfecto equilibrio (El Sol). El Juicio presenta a Osiris resucitado como el Señor del Mundo del Más Allá, Amenti, la tierra hacia Poniente. Sus súbditos quedan liberados de su servidumbre. Finalmente se restaura el equilibrio universal en la diosa Nuth, la diosa del cielo (El Mundo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *