Velas de protección. Clases y consejos de uso

Velas de protecciónLas velas usadas en la magia son  valiosas herramientas ya que además de invocar a la naturaleza, favorecen la meditación y crean una atmósfera mística. Esta atmósfera es propicia a la realización de cualquier acto mágico. Las velas de protección transmutan las energías del entorno en energía luminosa. Esa energía es la que conecta el plano material con el plano etérico. Es decir, las fuerzas de la Tierra con las fuerzas del Universo. Por todo ello son muy útiles a la hora de limpiar el entorno o a una persona de influencias negativas.

En el día a día nos movemos por muchos lugares y nos relacionamos con gente. Cada ambiente y cada persona dejan una parte de su energía en nosotros. Esa energía puede ser positiva o negativa. Esto supone que al final del día estaremos impregnados de energías externas que llevamos hasta nuestro hogar y que acaban influyendo en nuestra vida y en las de los demás.

Por qué necesitas una vela de protección

Además de nuestra propia energía, las del entorno y de los demás también nos afectan. Puede ser que nos llenen de energía positiva. Por ejemplo cuando alguien viene a darte una buena noticia. Su energía positiva te impregna lo que te hace estar contento y alegre. Pero también las personas que, por ejemplo, te tienen envidia o celos te contaminan con su energía negativa.

Las almas de los difuntos, están en otro plano pero aún así tienen influencia en tu energía. Tú mismo puedes generar energía negativa con pensamientos tóxicos o depresivos lo que también repercutirá en tu vida. Todas las energías maléficas y bajas que llegan a ti a través del ambiente, de ti mismo y de los demás están esperando a que te dejes arrastrar por los pensamientos negativos y hundir tu vida. Para combatir todo esto puedes usar velas de protección. Pero no creas que con encender una vela lo vas a tener todo hecho. Las velas no sirven de nada si no te esfuerzas y estás totalmente convencido de que quieres protegerte y mejorar. Velas de protección

Vas a eliminar la energía negativa que te rodea y potenciar la positiva. Por lo que debes querer cambiar esa energía que te aplasta e iniciar una nueva etapa más alegre y positiva. Aún así, no olvides que no hay mejor protección que tratarte a ti mismo con amor y cariño.

Velas de protección blancas

Las velas de color blanco son las más efectivas a la hora de proteger y limpiar a una persona o un ambiente. No olvides que el color blanco es la suma de todos los colores por lo que tiene el poder de todos ellos. Pero además es símbolo de pureza mística y la armonía. La luz de una vela blanca funciona como barrera protectora. Además atrae la energía positiva favoreciendo las relaciones sinceras y armónicas. Cuando uses velas de protección blancas estarás llamando a la esperanza y el equilibrio. Si te sientes preocupado o lleno de pensamientos negativos, enciende una vela blanca y te sentirás más tranquilo y sereno.

Puedes usarla también para proteger tu hogar de las malas energías. Con ella tu hogar estará protegido y el ambiente será más armónico por lo que la sensación de bienestar aumentará.

Velas de protección violetas

Otras velas de protección muy poderosas son las de color violeta. Este color se usa y se ha usado durante siglos en rituales de diferentes religiones, en prácticas sanadoras y mágicas. Es el color de la transmutación energética. Además, es el color angélico por naturaleza. Por ello encendiendo una vela de este color estarás llamando a los ángeles para que acudan a protegerte y a librarte de todo mal que quieran hacerte.  Así crearás un halo de protección sobre tu persona y tu hogar.

Esta vela debe prenderse a la noche. Pon detrás de ella una imagen que te dé paz o que te recuerde la alegría de vivir. Y si quieres, mientras la enciendes, recita una oración pidiendo quedar limpio de energías tóxicas y protegido para que no puedan afectarte más. Es mejor que esta oración la digas con tus propias palabras.

Velas de protecciónOtras velas de protección

Existen en tiendas especializadas velas de protección ya preparadas que duran siete días. Reciben el nombre de velas de los siete días y las siete noches. Tienen un plástico que las recubre que hace puedan durar una semana encendidas.

Debes encenderla cualquier día después de la puesta de sol. Colócala en una superficie plana lejos de lugares de paso pero en un sitio al que puedas ir con frecuencia. Cuando la enciendas piensa en lo que quieres conseguir, en tu objetivo. Repítelo en voz baja siete veces. Cada vez que te acerques a ella recuerda la intención que tenías al encenderla y pide que la energía negativa se aleje de ti y que se te conceda protección.

Potenciar el efecto de las velas de protección

Si quieres dar más poder a tu vela, puedes vestirla con aceite esencial de hipérico o hierba de San Juan. Es un aceite específico para ahuyentar la energía tóxica y los malos espíritus. Puedes usar también aceite de laurel, lavanda o romero que también alejan la negatividad.

Otro modo de potenciar tu vela es escribiendo en su base el objetivo que quieres conseguir. Escribe con un alfiler que quieres protección ante energías negativas,  espíritus malignos, malas vibraciones, etc. Hazlo con tus propias palabras para que resulte más potente. Si sabes de qué o de quién te quieres defender escribe su nombre en la base de la vela y pide protección.

Recomendaciones para usar las velas de protección

Antes de ver qué velas son las mejores para las peticiones de protección quiero recordarte algunas cosas sobre el uso de las velas. Para encender una vela hay que tomar conciencia del cómo, del cuándo y del por qué. Es decir, tienes que prepararte para encender la vela. Es muy importante que te concentres en aquello que quieres conseguir. Tienes que pensar sobre la protección que necesitas y que la vela puede proporcionarte.

Debes estar relajado y concentrado, en un lugar en el que no te vayan a interrumpir y en el que te sientas a gusto. Además tiene que ser un espacio ventilado para que no se acumule el humo de las velas de protección. Y estas deben colocarse en una superficie estable y fuera del alcance de los niños. También tienes que tener en cuenta cuándo es el mejor momento para encenderlas y por qué la estás encendiendo.

Debes encender las velas de protección con cerillas de madera y apagarlas sin soplar, con apagavelas o una cucharilla. Realiza el ritual descalzo para tener una mejor conexión con la tierra. Y sobre todo no olvides que las velas siempre tienen que estar vigiladas y lejos de animales o niños que puedan herirse con ellas o provocar un pequeño desastre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *