Registros Akáshicos. Qué son y para qué sirven

registros akáshicosA lo largo de la Historia el hombre ha creído en la existencia de una memoria colectiva en la que quedarían recogidas las experiencias humanas y espirituales de todos los tiempos. Así los árabes, asirios, fenicios, babilonios y hebreos creían en la existencia de unas tablillas celestiales que contenían la historia de la humanidad. Y que, además, era una forma de información espiritual. El acceso a estos registros estaba restringido a los sacerdotes que debían utilizarlos para ayudar al ser humano a desarrollarse espiritualmente. Actualmente esos conocimientos reciben el nombre de Registros Akáshicos, Libro del Alma, Libro de los Recuerdos o Crónica Ákasha

Así los registros akáshicos son una especie de memoria universal donde se archivan todas las experiencias del alma. Incluyendo los conocimientos de las vidas pasadas, presente y futura.  En este Libro de los Recuerdos estarían recogidos todos los conocimientos del universo. Y, por tanto cada palabra, cada pensamiento, cada emoción, cada acción de cada uno de nosotros a lo largo del tiempo. Contiene todas las posibilidades para el desarrollo del hombre,  sus virtudes, misiones y dones.

En los Registros Akáshicos se guarda toda la información kármica. Es decir, la información que tiene que ver con las experiencias del espíritu. Así además de ser una fuente de una inmensa cantidad de información, pueden utilizarse para sanarnos y para activar el verdadero potencial del hombre. Y eso debido a que pueden ofrecer respuestas a por qué suceden determinados acontecimientos en la vida actual o en vidas pasadas.

Dónde están y para qué sirven los registros akáshicos

Este centro de sabiduría está situado en el éter (fluido que puebla el universo según los defensores de  la existencia de los registros akhásicos). Está custodiado por veinte seres espirituales de gran inteligencia en los que se combinarían todos los conocimientos y poderes que guardan. Cada uno de ellos se especializa en un sector de conocimientos, pero ninguno ignora los conocimientos custodiados por los demás.

Una consulta a los registros akhásicos mostrará las experiencias que ayudarán al consultante a desarrollarse espiritualmente. Puesto que le enseñarán lo que podría estar haciendo para evolucionar y corregirse. A través de esa consulta empezarán a sanar de sus complejos y miedos. Ya que posiblemente el consultante ya los sufrió anteriormente, en alguna de sus vidas pasadas, y fue capaz de resolverlos.

Es recomendable realizar una lectura de los registros akhásicos cuando la persona se encuentra en un momento de crisis y necesita orientación. Si quieres conocer cuál es tu propósito en la vida o necesitas resolver comportamientos que no dejas de repetir, los registros akáshicos pueden tener la respuesta.  Pues allí ha quedado registrado el origen y la solución de todos los conflictos de la historia de la humanidad.

Las personas altamente sensibles, a través de la meditación, pueden llegar a conectar con parte de sus registros akhásicos. Aunque la mayoría de nosotros necesitamos de la ayuda de personas preparadas espiritualmente. Pues se hallan en un plano espiritual más elevado y les es posible acceder al Libro de los Recuerdos. Estos lectores o canales te ayudarán entender y sentir lo que está escrito en los registros akhásicos. Pero solo si considera que estás preparado para conocer experiencias trascendentales que cambiarán tu vida.

Cómo se realiza una lectura de registros akhásicos

Si sientes que estás en un momento de desequilibrio y que no eres capaz de enfrentarte a tus miedos es el momento de realizar una consulta de tus registros akhásicos. Las consultas pueden ser de todo tipo, desde lo más material a lo más espiritual. Puedes preguntar por tu salud, dinero, el camino a seguir, etc. También acerca de lo que necesitas para deshacerte de tus complejos y miedos.

En una lectura, el primer paso será siempre concentrarse, tanto tú que vas a preguntar como el guía que consulte los registros akhásicos. Tras esto, el lector de registros pedirá permiso para abrirlos. Recogerá tus preguntas y te transmitirá las respuestas que obtiene. En esa transmisión, es importante que el lector sea lo más fiel posible a las palabras, sensaciones e imágenes que recibe de los registros. Cada palabra, gesto, símbolo, tiene una determinada vibración e influye en la respuesta. Las respuestas que se reciben son siempre de acuerdo al nivel de apertura que tu personalidad te permita. Puede que la información kármica que recibas no te parezca, pero te ayudará a elaborar y trabajar los patrones que están presentes en tu vida, las oportunidades para crecer y la dirección a tomar. Tras la consulta el lector cerrará los registros akhásicos.

También puedes realizar tú mismo la lectura de los registros akhásicos, sin un intermediario. Para ello necesitarás mucha práctica.

Haz tu propia lectura de los registros

Lo primero que debes de hacer es pedir protección al ser en el que tu creas Dios, Buda, El Universo, La Naturaleza…Tras esto tienes que meditar durante unos minutos, cuando ya estás muy concentrado debes repetir: “Estoy sumergido en el mar de la luz de la fuente de los registros akáshicos, la luz de la fuente está en mí y yo estoy en la luz de la fuente

registros akáshicosPon en claro tus preguntas y cuando ya las tengas debes pedir permiso para ingresar en los registros akáshicos. Para ello puedes repetir: “Pido permiso a los Señores del Registro Arkáshicos, a mi yo superior, a mis guías espirituales, a los seres de luz que me permitan ingresar en el recinto de los registros akashicos, bajo su guía y protección, para acceder a la información que solicito, para mi bien y para el bien de todos lo que estén involucrados”.

Vuelve a cerrar los ojos y respira tranquilamente. Cuando estés preparado di lo siguiente (Esto se dice una vez en voz alta y dos mentalmente): “Yo (tu nombre) pido a mi yo superior, a mis guías espirituales, a los seres de luz, me permitan mirar mis registros akáshicos, que canalicen a través de mí y me brinden toda la información que solicito. Mis registros están ahora abiertos.”

Vuelve a cerrar los ojos y respirar tranquilamente. Abre los ojos y haz tus preguntas. Puedes tomar papel y lápiz y sin pensar en nada dejar que los registros guíen tu mano y te den las respuestas. Debes estar atento porque a veces las respuestas no son inmediatas. Pueden llegarte como menos lo esperes. A través de una canción, una conversación, un olor etc. Debes ir pregunta por pregunta y no desesperarte si al principio no recibes respuesta, ya te llegarán.

Para cerrar los registros vuelve a hacer tu meditación y di lo siguiente:Agradezco a mis maestros, guías, seres de luz, por la información y la sanación que me han brindado. Mis registros están cerrados. Mis registros están ahora cerrados”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *