Un dormitorio con buen feng shui

buen feng shuiComo ya comenté en una entrada anterior, para los occidentales, la parte más importante de una casa es el dormitorio principal. Por ello en la Escuela Occidental de Feng Shui se le da el mismo tratamiento que en la Escuela Oriental se le da a la cocina, alma de una casa para los practicantes del feng shui oriental

La escuela occidental o europea de feng shui considera el dormitorio como un santuario donde retirarse para lograr descanso físico a través del sueño. Pero también un espacio para lograr la desconexión más profunda que solo proporciona la meditación y la práctica espiritual.

Por todo ello la escuela europea del feng shui da un tratamiento especial al dormitorio. Y es que una habitación con buen feng shui nos permitirá despertarnos mucho más descansados, en paz con nosotros mismos y con vitalidad suficiente para afrontar el nuevo día.

No es necesario llevar a cabo una costosa reforma para que tu dormitorio cumpla con las normas feng shui. Ni hace falta que uses un mapa Bagua o que tengas un cuarto de excepcionales dimensiones. Ni tan siquiera que compres un manual para ajustar el espacio a una compleja filosofía decorativa. Lo único que necesitas es cuidar el equilibrio, la armonía y la proporción porque la justa medida es el camino correcto para un buen descanso.

Claves para conseguir un dormitorio con buen feng shui

Según las reglas del feng shui en un dormitorio debe predominar el Yin por encima del Yang, y por tanto deberemos incluir más elementos del primer grupo. Son elementos Yin, por ejemplo, un ambiente silencioso, revestimientos suaves como alfombras, amplios espacios vacíos o mobiliario sin ángulos marcados. También asientos bajos y la iluminación indirecta.

La habitación que se destine a dormitorio principal debe ser cuadrado o rectangular que es la forma geométrica que corresponde al elemento tierra y la que más estabilidad y equilibrio aporta al Chi. Las habitaciones con formas irregulares pueden generar malas vibraciones debido a la mayor presencia de esquinas y ángulos.

La cama

El elemento más importante en el dormitorio es la cama, por tanto, hay que prestar especial atención a su posición y estructura. La cama no debe estar en línea recta con la puerta de entrada o del baño. 

buen feng shui

La cabecera de la cama simboliza el respaldo y la seguridad en la vida por lo que debe estar ante la pared más alejada de la puerta. En esa pared es recomendable que no haya ventanas ni espejos ya que pueden debilitar la sensación de respaldo. Además, para conseguir un dormitorio con buen feng shui, es preferible que no haya nada colgando sobre la cama. Si fuera inevitable, procura que se trate de cosas livianas, como lámparas de papel. Por último, no coloques la cama cerca de una viga. Estos elementos aportan una sensación de carga que acaba siendo un mal augurio.

En cuanto a la orientación de la cama, cualquiera es buena pero cada una favorece un aspecto concreto. Así una cama orientada al sur fortalece la intuición, estimula los sueños y la capacidad de retención. Una cama orientada al norte favorece la salud y la energía vital. Si la orientas hacia el este conseguirás dinamismo y ganas de vivir. Una cama orientada al oeste, sin embargo, es un buen mecanismo contra el estrés y la agitación.

El armario

Otro de los muebles importantes en la habitación es el armario. Los más aconsejables son los de bordes redondeados y de sencillo diseño. En ocasiones, la acumulación de ropa acaba dando lugar a rincones atestados de prendas. Es difícil acceder a ellos y ni tan siquiera puedes encontrar lo que buscas. La sensación de desorden resulta muy desestabilizadora, especialmente si tienes en cuenta que has de abrir el armario cada mañana antes de salir a la calle. La imagen que esos cajones proyectan sobre nuestra personalidad resulta hostil y acabará afectando a nuestra autoestima.

Lo mejor que puedes hacer es ordenar tu armario y prescindir de aquello que no vayas a usar. El feng shui defiende el equilibrio, de modo que eliminar lo que no nos interesa permitirá generar espacio para que llegue a nuestra vida algo que sí nos será de utilidad.

Colores para un dormitorio con buen feng shui

Un dormitorio no debería estar pintado con colores demasiado fríos o demasiado estimulantes. El efecto de ambos grupos es el mismo: por exceso o por carencia generan intranquilidad y dificultan el reposo. Los colores más adecuados para decorar un dormitorio son los pasteles suaves y colores no estridentes que generen asentamiento y tranquilidad. Por ejemplo, el salmón, el rosa, colores terrosos, vainilla, limón, verdes y violetas suaves. Todos ellos pueden combinarse con colores más vivos en los complementos como la ropa de cama, los cuadros, muebles, etc.

buen feng shuiLa ropa de cama debe tener colores cálidos y preferentemente planos. Tonos lisos y suaves que nos abriguen a través de nuestra percepción visual. Según el feng shui, la suma de los colores y un tacto agradable hará de nuestra cama un lugar apetecible y, en el caso de la vida en pareja, un entorno tierno y acogedor.

El ambiente

La iluminación debe estar muy cuidada. Las luces tenues deben ser las protagonistas ya que transmiten relajación y calidez. Las lámparas de mesa son ideales porque iluminan de forma suave puntos clave. Es muy importante evitar la luz directa sobre la cama.

Otro punto de gran importancia es la calidad del aire de la zona de sueño. Algunas personas tienen la costumbre de cerrar de forma hermética el dormitorio lo que puede generar hipoxia en su sistema orgánico. Es cierto que no debemos estar expuestos a corrientes directas pero tampoco debemos descansar en un lugar estancado. Por lo que el dormitorio  debe estar ventilado evitando corrientes de aires y sensaciones de claustrofobia.

Para el feng shui la presencia de espejos en el dormitorio no es adecuada. Estos activan el chi en un lugar donde se pretende la relajación y el descanso. Además de mover la energía de los ambientes y producir un chi demasiado poderoso impidiendo que el durmiente se relaje, los espejos pueden reflejar el alma y puede perturbarla al verse reflejada. Pese a esto, si queremos colocar uno debemos ubicarlo en un lugar que no sea visible desde la cama. Los espejos colocados frente a la cama disminuyen la relajación y la calidad del descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *