La radiestesia o rabdomancia

radiestesiaTal vez en alguna antigua película del oeste has visto una escena en la que un hombre sostiene un palo en forma de y griega con el que intenta encontrar agua. Ese hombre es un zahorí y está en ese momento practicando la rabdomancia o radiestesia. Esta mancia es algo más compleja de lo que puede verse en esas películas y quiero explicarte brevemente en qué consiste.

Así, la radiestesia se basa en la habilidad de percibir y manejar estímulos electromagnéticos y radiaciones que emanan de un cuerpo. Para ello hay que servirse de artefactos sencillos que se mantengan en suspensión inestable. Como un péndulo, varillas L, una vara o una horquilla. Estos objetos amplificarían la capacidad de magnetorecepción del radiestesista. Lo que le permitiría hallar recursos ocultos a la vista como agua u objetos enterrados. Gracias a esta técnica podemos descubrir el universo energético que nos rodea y que no podemos percibir mediante nuestros órganos sensoriales.

La radiestesia es una técnica de captación de las ondas de que emite cualquier cuerpo mediante el empleo de instrumentos adecuados. Estos generan respuestas que permiten al rabdomante descubrir la ubicación de un objeto, la profundidad a la que se halla, su composición y otras propiedades. Muchos expertos consideran que la radiestesia sólo puede practicarla personas con una sensibilidad especial. Esto les ayudaría a captar emisiones de ondas eléctricas que otras personas no notan. Es decir, que la radiestesia no podría aprenderse desde cero sino que haría falta poseer cierta habilidad personal.

Pese a ello, las técnicas de la radiestesia deben aprenderse y se requiere entrenamiento y perseverancia para su dominio total. Quienes desean practicar la radiestesia necesitan someterse a un entrenamiento formal. Primero para captar las radiaciones emitidas por nosotros mismos. Y, más tarde, por los cuerpos y formas de energía que nos rodean.

Elementos para la práctica de la radiestesia

Así, un radiestesista deberá desarrollar sus capacidades perceptivas e intuitivas. Todo ello a través de técnicas de meditación, interiorización y de percepción de los campos biomagnéticos. Además, tendrá que conocer las estructuras de energía que rodean y forman parte del Universo y aprender a manejarlos.radiestesia

A través de la radiestesia pueden localizarse manantiales, vetas de minerales en las minas, petróleo, joyas ocultas etc. Pero además se utiliza para obtener respuestas, conocer la personalidad de un individuo, sus aptitudes o, sentimientos. En la medicina alternativa se usa tanto como método de diagnóstico como de sanación. También sirve de apoyo en el arte del Feng Shui y en mancias como el Tarot.

Varitas y péndulos

Si lo que el radiestesista quiere encontrar es un objeto físico, debe proveerse de una varita de madera de avellano o de un péndulo explorador. Además de varitas de madera, los rabdomantes modernos las utilizan de fibra de cristal, mientras que los péndulos suelen ser piezas de acero que se atan a una cuerda de reloj. Tanto la varilla como el péndulo actúan como señalador de la dirección en la que se halla el recurso que se está buscando y, además, llevan las ondas electromagnéticas desde ese objeto oculto hasta el rabdomante. Cuando están en el camino correcto, la varita vibra y el péndulo gira ayudando a que la energía del objeto se propague por el cuerpo del zahorí.

Existen también, péndulos huecos con testigo, llamados así porque en su interior suelen colocarse pequeñas muestras de las sustancias que se quieren hallar o algo relacionado con el objeto o la persona que se está investigando. La desventaja de este tipo de péndulo reside en la interferencia causada por las vibraciones residuales de la muestra. Por ejemplo, si intentamos localizar una joya de oro o cualquier objeto del mismo metal utilizando este tipo de péndulo con una pequeña pepita de oro en el interior, la próxima vez que lo utilicemos para buscar una cosa diferente el residuo que quedaría de la pepita de oro en el péndulo impediría descubrir lo que se busca.

radiestesiaVarillas L

Por su parte, las varillas de L o varillas duales son dos varillas iguales de metal en forma de “L”, el brazo más corto constituye el asa, el más largo es el que da la respuesta. Se utilizan sujetándolas por el asa con cada mano de manera paralela entre sí. Se pueden usar para medir energía de un objeto o persona ubicada enfrente al radiestesista, o bien del campo energético de un lugar. También se obtienen respuestas de sí o no.

Otros objetos aptos para la radiestesia

Aunque como ya he dicho, los artefactos más comunes para practicar la radiestesia son la vara u horquilla y el péndulo, algunas personas prefieren usar a modo de péndulo un reloj antiguo de bolsillo, tomándolo por su cadena para hacerlo oscilar. Otros, prefieren una simple plomada de albañil.  La forma esférica de la plomada garantiza que un golpe de viento no va a entorpecer la búsqueda pero, por su grosor, es insensible a ciertos cambios ligeros, muy importantes en algunas mediciones.

Un elemento que empieza a tener muchos seguidores es el aurámetro, que es una combinación de vara y péndulo, Está formado por una varilla metálica muy flexible que se sostiene con un mango y en la punta tiene un cono o cilindro pesado. El aurámetro, aporta cuatro tipos de movimiento como respuesta: oscilación horizontal, oscilación vertical, giro a la derecha y giro a la izquierda. Su uso más común es para medir la energía de objetos, personas y lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *