La conjunción de Júpiter y Saturno o la Estrella de Belén

 

Júpiter y SaturnoEn este mes de diciembre va a producirse un fenómeno astronómico de suma importancia por su extrañeza y su influencia en la vida humana. Hablo de la gran conjunción planetaria de Júpiter y Saturno. Este fenómeno se vio por última vez en el siglo XIII aunque algunos astrónomos creen que se vio otra igual en el siglo XVII. La buena noticia es que esta conjunción será visible desde cualquier parte del mundo siempre que el cielo esté despejado. El avistamiento estará disponible hasta una semana después del 21 de diciembre. El máximo resplandor se dará en un punto bajo del horizonte una hora después del atardecer.

Desde principios del verano Saturno y Júpiter se han ido desplazando desde el horizonte Este hacia el Oeste donde ahora son visibles a primera hora de la noche. Distinguirlos es sencillo. Júpiter es el astro más brillante del cielo nocturno, después de la Luna  y, a su lado, a la izquierda, se puede ver Saturno que brilla un poco menos. Lentamente, Júpiter y Saturno se están aproximando y llegarán a su máximo acercamiento el 21 de diciembre de 2020. Estarán tan solo a 0,1º de distancia. A pesar de que cada 20 años aproximadamente se produce este fenómeno, la de este año será inusualmente cercana y tendremos que esperar hasta el 15 de marzo de 2080 para volver a ver a estos dos planetas tan cerca el uno del otro.

No olvides que este acercamiento es una cuestión de perspectiva. En realidad, la distancia entre ambos planetas será de casi 800 millones de kilómetros. Pero desde la Tierra, Saturno se verá colocado detrás de Júpiter. La Tierra, Júpiter y Saturno estarán en línea, aunque se encuentren separados por enormes distancias. Este fenómeno planetario da lugar a acontecimientos excepcionales y suele marcar el nacimiento de personalidades destacadas.

Ciclos planetarios

Las conjunciones son una clase se ciclos planetarios. Un ciclo se inicia con una conjunción y esta se produce cuando un astro más rápido alcanza a uno más lento con lo que ambos se encuentran muy cerca. A partir de entonces, todos los aspectos de ambos planetas se interpretarán con respecto a su conjunción. Dentro de este sistema de ciclos, los más cortos son las lunaciones. Estos ciclos se inician en el momento de la conjunción del Sol con la Luna (Luna Nueva) que se produce cada 29 días aproximadamente.Júpiter y saturno

La conjunción de Saturno y Júpiter es la conjunción máxima por tratarse de los astros visibles más lentos. Estos planetas eran conocidos como “cronocratores”. Es decir, planetas que marcan tiempos. Además, sus conexiones forman a su vez un ciclo de conjunciones. Su ciclo combinado influye sobre períodos muy largos,

Por ejemplo, durante el tránsito de Saturno en Acuario entre 1962 y 1964 se realizó la primera transmisión a la conexión de Júpiter y Saturno en un nuevo elemento señala el comienzo de un ciclo social que afectará a la economía, la política y la cultura mundial.udiovisual transatlántica. En el período siguiente (1991-1994), nació Internet y vivimos el colapso de la URSS. Durante la conjunción predecesora de Júpiter y Saturno en Libra (Aire, en 1980) se desarrolló internet, surgieron importantes adelantos científicos y comenzó el desarrollo de Silicon Valley.

Por todo ello se cree que la actual conjunción va a traer una nueva estructura socioeconómica. Las ciencias, la comunicación y las relaciones sociales van a verse alteradas y modificadas. Para muchos la pandemia del coronavirus ha sido la primera señal del cambio que trae la conjunción de Júpiter y Saturno.

Júpiter y Saturno en astrología

Cuando un fenómeno excepcional se produce en el cielo automáticamente tiene su reflejo en la tierra. Por ello todos los astrólogos coinciden en afirmar la gran influencia que la actual conjunción va a tener en la vida de todos nosotros. En la mitología clásica Júpiter (Zeus) era el rey de los dioses porque había desterrado a su propio padre, Cronos (Saturno), el tiempo que devora a sus hijos. En astrología a Saturno se le identifica con aspectos negativos como la envidia, la malevolencia o la crueldad. A Júpiter con positivos como los sentimientos exaltados, la riqueza, la salud o la educación.

De todas maneras no puede decirse que todo en Saturno sea malo y en Júpiter bueno, aunque este último sea llamado Maleficus por los astrólogos. No olvides que Saturno, si bien es una divinidad oscura, ligada a la tierra y a la muerte, era también la divinidad que presidía la Arcadia, por lo que estaba lleno de luz y felicidad. Además, representa el momento oportuno, el de la llegada de lo que se espera. Por su parte, Júpiter, aunque es magnánimo y generoso también rige los excesos y la pasión desmedida.

Júpiter y Saturno se encontrarán el próximo día 21 en el grado 0 de Acuario. Esta es una excelente ubicación para Saturno que, en ese signo se comporta de manera intelectual, científica y organizada. Los planetas que se hallan en Acuario reciben la influencia de este signo por lo que promueven la investigación, las labores intelectuales y los progresos materiales. Si Acuario se manifiesta en exceso en la conjunción de Saturno y Júpiter traerá frialdad, distancia y o indiferencia.

Saturno y Júpiter¿Es esta conjunción la Estrella de Belén?

Cuenta la leyenda que tres Reyes Magos o sabios procedentes de Oriente llegaron a Jerusalén a postrarse ante el rey de los judíos que acababa de nacer. Su objetivo era adorarle y, cargados de oro, mirra e incienso llegaron a Belén siguiendo la estela de una estrella en el cielo llamada  Estrella de Belén. Durante siglos científicos de todo el mundo han querido conocer qué hay de verdad en la aparición de esa estrella si es que de verdad apareció y si era una estrella.

Porque parece ser que esa estrella tan brillante podría ser en realidad la conjunción de Júpiter y Saturno que se produjo en el año 7 a.C. Cuando esos dos planetas se alinean y debido a su gran cercanía con la Tierra, se ven como un planeta doble muy brillante. Su resplandor es muy llamativo por lo que podría confundirse fácilmente con una estrella.

En astrología la aparición de la Estrella de Belén y el nacimiento de Cristo se asocian a la conjunción de Júpiter y Saturno que se produjo en el signo de Piscis en el 7 a. C. En ese momento el Sol, Júpiter, la Luna y Saturno se encontraban en Piscis, Venus, en Aries y Mercurio y Marte, en Tauro. Es más, se considera que la presencia simultánea de Júpiter y la Luna en Aries significa el nacimiento de un gobernante con un especial destino.

Qué dice la ciencia

Ya el astrónomo Johannes Kepler quien observó personalmente una conjunción de Júpiter y Saturno en el año 1603, concluyó que esta debía de ser la explicación de la llamada Estrella de Belén. A esto se añade que sabía que el famoso rabino Isaac Abravanel había escrito que los astrólogos hebreos predijeron que el Mesías tenía que aparecer durante una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis. Además, descubrió que se produjo una circunstancia excepcional. La conjunción se repitió en tres ocasiones en unos pocos meses: del 29 de mayo al 8 de junio; del 26 de septiembre al 6 de octubre y del 5 al 15 de diciembre. Esta triple conjunción se vio con gran claridad en la región de la cuenca del Mediterráneo.

La teoría de Kepler pudo confirmarse gracias al hallazgo en 1925 de una tablilla en la que se recogen datos de la conjunción astral que se produjo en el 7 a. C y que se halla en el Museo Estatal de Berlín. Fue P. Schnabel quien descifró las anotaciones de escritura cuneiforme de esa tablilla hallada entre las ruinas de un antiguo templo del sol de la ciudad babilónica de Sippar. Sus datos coinciden en gran parte con el relato bíblico de la aparición de la estrella de Oriente que anunciaba el nacimiento de Jesús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *