Calendario Wicca. Los Sabbats 1ª parte

SabbatsTodas las religiones tienen calendarios sagrados que contienen días de poder o fechas asociadas con divinidades. La religión wiccana también los tiene y reciben el nombre de sabbats. En cada una de estas festividades se realizan una serie de rituales que dan estructura y orden al año wiccano. También nos recuerdan el interminable ciclo que continuará mucho tiempo después de nuestra muerte.

Los Sabbats están estrechamente relacionados con las estaciones y los calendarios lunar y solar. Durante los Sabbats, muchos covens o aquelarres se reúnen para celebrar la estación y rendir homenaje a la Diosa y al Dios Astado. A veces suelen hacerse grandes preparativos, que incluyen la realización de pociones e inciensos especiales. También se traza el Círculo; se decora el altar con velas, flores y se preparan alimentos y bebidas especiales. Es común encender fogatas, así que generalmente las celebraciones suelen realizarse al aire libre. A veces se levanta el cono de poder o se ejecutan danzas alrededor de la fogata, cantando, recitando conjuros o simplemente divirtiéndose. Cada Sabbat significa una jornada tanto de celebración como de ocasión para estar juntos, de crecimiento mágico, transformación y agradecimiento.

También es común, en estas fechas, que algunos wiccanos ratifiquen las decisiones personales. Por lo que se celebran momentos especiales como iniciaciones, matrimonios o cumpleaños. Además, se recargan con la energía de la naturaleza y se renueven o confirmen los propósitos o la dedicación de estar en el Camino Wicca. Son fiestas que ponen a sus participantes en armonía con los ciclos de la Tierra. Son una forma especial de celebrar la vida y la unión con el Universo y la naturaleza.

Un poco de historia

En la antigüedad, los Sabbats eran fechas sagradas para la siembra, cuidado y cosecha de los campos. Las culturas primitivas, de donde proviene esta religión, se dedicaban a la agricultura. Por eso estas celebraciones están íntimamente ligadas a esta representación de siembra y cosecha. Los Sabbats están relacionados con el antiguo calendario céltico, que indica el paso de las estaciones, la alternancia del nacimiento, el crecimiento, la decadencia y el reposo de la naturaleza.

Sabbats

La palabra «Sabbat» proviene de la antigua palabra griega Sabatu, que significa «para descansar». Es raro que en esos días de celebración se realicen trabajos de magia. Se hace sólo en casos bastante necesarios o bien, un día antes del Sabbat para aprovechar la energía colectiva que genera dicha fiesta. Lo que sí suele ser común es la petición de deseos conforme al simbolismo mitológico de cada Sabbat.

Los Sabbats cuentan la historia del Dios y la Diosa, de su relación y los efectos que esto tiene sobre la tierra. Con palabras simples se puede decir que el dios predomina en el invierno (la mitad «oscura» del año) y la diosa, en verano (la mitad «clara» del año). Nunca una deidad es suprema, necesita a su compañero. En otras palabras durante una mitad del año predomina uno de los dos pero no hay una exclusión total del otro. No hay que olvidar que tanto el Dios como la Diosa tienes atributos femeninos y masculinos.

Principales sabbats

SAMHAIN, 31 octubre

Esta fiesta coincide con Halloween y con el Día de Difuntos. Por ello, conserva retazos de esta antigua festividad de los muertos. Es una festividad de origen celta. La noche del 31 de octubre al 1 de noviembre servía como celebración del final de la temporada de cosechas en la cultura celta. Era el último día del año​ y empezaba la estación oscura. Es tanto una fiesta de transición (el paso de un año a otro) como de apertura al otro mundo. Hoy en día, además de los wiccanos, el Samhain se celebra con gran arraigo en algunas de las ciudades y pueblos de Galicia.

En esta fiesta la muerte se convierte en algo menos terrible. En Samhain preparan comidas especiales, reservan un lugar en la mesa para las personas queridas que han fallecido y les recuerdan con respeto. El velo que separa este mundo del próximo es delgado por lo que la comunicación entre ambos mundos es posible. Es el momento del año ideal para la adivinación, porque Samhain les anima a que escuchen la voz de su interior, que confíen en su habilidad para ver y modificar el futuro. Al día siguiente, llega el invierno, el momento de la oscuridad, de conectarse con la sabiduría interna. La oscuridad llega junto con las hojas muertas que trae el invierno. Mientras encienden sus esculpidas lámparas de calabaza y se sientan junto al fuego, soñando su propia muerte y con las muchas elecciones, oportunidades y misterios que yacen frente a ellos.

SabbatsYULE, 20-23 diciembre

Las fiestas de Yule se celebran cada solsticio de invierno. Es una celebración de los pueblos nórdicos, relacionada con la mitología germana y el paganismo nórdico. Yule originalmente duraba doce días y el cristianismo lo asimiló a la Navidad. No solo la Wicca celebra esta fiesta, también otras religiones neopaganas como la Asatrú.

Los romanos también celebraban el solsticio de invierno. Después de que el emperador Constantino levantara la prohibición que pesaba sobre el cristianismo, los romanos seguían celebrando su fiesta del Solsticio de Invierno. La Iglesia decidió absorber esa fiesta, dotándole de un sentido cristiano, puesto que hasta entonces no se celebraba la Natividad del Señor.

El solsticio de invierno es el momento de mayor oscuridad. El sol está en su punto más bajo en los cielos, mientras que la noche es la más larga del año. Tras Yule, los días empiezan a prolongarse, por lo que esta festividad (similar en espíritu a la Navidad o a la Hanukkah) se celebra para convocar el retorno de la luz y de la esperanza al mundo oscuro y helado. En Yule hay celebraciones ruidosas y reflexión silenciosa. Antiguamente se encendían grandes fogatas en la noche de Yule y bailaban a su alrededor toda la noche para llamar al amanecer, girando y girando para invocar al cambio. Tanto en el aspecto interno como en el externo.

Esa noche las velas iluminan la oscuridad y se honra el sagrado árbol verde que recuerda el Yggdrasil, el Gran Fresno de cuyas ramas penden los Nueve Mundos. En esta festividad se comparten los restos de la cosecha y las ceremonias usan muérdago y la quema del tronco de Yule para celebrar el regreso de la luz.

En una próxima entrada analizaré el resto de sabbats. Te espero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *